Burocracia irritante

    0
    10

    El Estado Dominicano se ha caracterizado siempre por su inclinación a la burocracia hasta para la ejecución de los procesos más simples. Y esto se puede evidenciar en ciudadanos que acuden cada día a oficinas gubernamentales a realizar diversos tipos de diligencias. Con frecuencia, estas personas experimentan la sensación de quien mendiga un favor, porque atendidos por servidores que no siempre hacen honor a sus obligaciones.

    Esta actitud hostil de atención al usuario se observa desde el más alto nivel hasta empleados de categorías inferiores, lo que hace pensar que se trata de un comportamiento institucionalizado en la esfera estatal, donde conseguir un documento o que se agilicen procesos, es una verdadera odisea. Por eso, no es de sorprender que esta conducta se haga igualmente evidente en la toma de decisiones de muchos funcionarios al momento de resolver situaciones que, en el fondo, no ameritan de procedimientos complejos.

    Podríamos citar un largo listado de casos para ilustrar cómo la burocratización estatal ralentiza las soluciones de problemas puntuales y apremiantes, pero miremos algunos.

    ¿Qué tan difícil puede ser para el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones empatar las barandas rotas del Bulevar Turístico de Verón-Punta Cana?

    ¿Por qué esperar a que ocurra una tragedia que enlute familias, en un accidente de tránsito que cualquier momento pueda ocurrir en los cruces improvisados de esta vía de circulación rápida?

    ¿Qué trámites tan complejos implica para Obras Públicas arreglar los destartalados semáforos de esta zona turística, que se caen a pedazos sin que a ese ministerio parezca importarle un bledo?

    Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here