Cuando el suicidio está cerca

    0
    12

    Apenas cursaba un tercer semestre de contabilidad cuando conocí un amigo muy querido, el ya estaba de termino, tenía 25 años de edad, de tes blanca, un poco reservado y muy inteligente, el año entrante ya cursaría su monográfico; compartíamos una materia de costo, en la cual él era muy diestro, por lo que siempre nos invitaba a mi prima (que también cursaba la misma carrera que nosotros) y a mi hacer las practicas en su casa, pasábamos mucho tiempo juntos en la semana debido a ello.

    Recuerdo que una vez en su casa, alrededor del mediodía, tomamos un receso mientras escuchábamos la noticia desde una radio que su abuela tenia en la cocina, próximo a la terraza donde estábamos, cuando de repente informan que un joven se había quitado la vida por asuntos pasionales, en son de broma los tres comenzamos a reírnos a carcajadas puesto que nos parecía una estupidez que alguien hiciera eso, a la vez que mi prima le preguntaba a Pedro (nombre ficticio) ¿tú eres capaz de suicidarte por una novia? A lo que el rápidamente y sin parar de reír (con el rostro totalmente sonrojado) contesto que no, siguió la risa alrededor de cinco a seis minutos (nunca entendí el porqué de esa información nos hiciera reír tanto al punto de dolernos las tripas).

    Pasaron los meses y ya en su último semestre compartió materia de economía conmigo, aunque hace un poco más de una década recuerdo perfectamente aquel miércoles alrededor de la una de la tarde cuando me entero de que mi amigo estaba en cuidados intensivo luego de llamar a un familiar para pedirle que lo socorriera porque había tomado una sustancia venenosa con el fin de quitarse la vida, y como un misterio de la divina providencia por la misma causa por la cual nos reímos a reventarnos meses antes.

    Nunca en mi vida pensé que la historia se repetiría con mi querido y apreciado amigo, es indescriptible como me sentí en ese instante al vivir tan cerca esta realidad y saber que el aún consumado el hecho no quería morir.

    El hablar del suicidio aun es un tema tabú en nuestra sociedad, tanto así que cuando ocurre esto los familiares sienten hasta vergüenza de expresar que un hijo/a se ha suicidado, otro tema tabú es expresar cuando estamos tristes o depresivos, perecería que sentirse impotente, llorar y tener problemas psicológicos o mentales fueran cosas de otro planeta.

    Según la Oficina Nacional de Estadística (ONE), solo en el 2018, en República Dominicana se registraron 648 suicidios entre diferentes edades, de los cuales 544 eran hombres y 104 mujeres. En la mayoría del mundo es más común esta práctica en hombres que en mujeres, dicen los expertos que esto ocurre en gran parte por asuntos culturales y sociales, debido a que ellos no tienden a quejarse, no lloran, no acude a pedir ayuda algún lado y muchas veces tiene que salir adelante solo; lo alentador es que esto se puede y se debe prevenir ayudando a las personas en medio de su profundo sufrimiento.

    Mitos Referente a este Flagelo:

    – Si una persona expresa que esta pensando en ello no lo toman en serio o lo dicen para manipular (la gran mayoría lo comunican antes de hacerlo)

    – Pensar que no se puede prevenir

    – El que se quiere suicidar no puede convencerse de no hacerlo

    – Que lo volverá hacer hasta que lo logre

    – Todas las personas que se suicidan son enfermos mentales

    – Hablar del tema hace que aumenten las incidencias

    Factores de Riesgo Para el Suicidio:

    – Una depresión no tratada a tiempo por un profesional de la salud mental (psicólogo, psiquiatra)

    – Crisis financiera

    – Pérdida de empleo

    – Perdida de algún familiar

    – La desesperanza

    – Factores genéticos y biológicos (alteraciones de serotonina/dopamina) entre otras

    – Enfermedad crónica

    – Abuso de algunas sustancias como el alcohol/drogas

    – Problemas sociales

    – Bowling entre otras…

    ¿Qué hacer?

    Cuando tenemos un familiar o amigo que está pasando por esta situación, lo primero que debemos hacer es brindarle mucho apoyo, cariño, visitar algún profesional de la salud, tener un grupo de apoyo familiar para monitorizar a la persona que ha intentado atentar contra su vida.

    Es importante educar a la población, capacitar a los familiares que fungen como apoyo de crisis cuando la persona pueda padecer una recaída o tenga estrés debido a la mima situación, dale seguimiento a los tratamientos que refieran los especialistas, cultivar relaciones fuertes principalmente cuando existan crisis existenciales, estilo de vida saludable, reducción al consumo de alcohol/drogas, buena orientación.

    Finalmente, queridos amigos, entiendo que este es un tema bastante amplio, pero que, aunque no seamos profesionales de la salud mental deberíamos tener nociones del mismo; si usted es una persona que tiene mando con grupo de personas es importante ya que el suicida casi siempre da señales antes de cometer el hecho, de nosotros depende saber que le pasa a alguien que siempre esta triste o aislado, son por decir algo un pequeño indicio de que las cosas no están bien.

    “Las personas más solitarias son las mas amables, las personas más tristes tienen la sonrisa mas brillante y las personas más afectadas son las más sabias”.

    ¡Hasta la próxima!

    Mildred Mejía,

    Coach.

    Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here