Cuídate de las radiaciones solares

0
108

VERÓN. Es recomendable cuidar la piel todo el tiempo, pero a la llegada de la primavera al igual que el verano hay que prestar algo más de atención, ya que por la naturaleza de la estación, el sol suele sentirse más caliente, sobre todo si añadimos playa y piscina, estos pueden aumentar el riesgo de quemaduras solares.

Por esas y otras razones, es importante llevar una buena protección solar, ya que a corto o largo plazo la piel presenta los efectos provocados por el sol.

Según explica la médico dermatóloga, Salwa Peña, algunos de los efectos inmediatos y tardíos que puede provocar la radiación ultravioleta son: quemadura solar como eritema, ronchas, ampollas, edema e inflamación de las articulaciones.

De igual forma, puede ocasionar fotoenvejecimiento prematuro, ya que la radiación ultravioleta aumenta el proceso de envejecimiento por degradación de los fibroblastos (tipo de célula más común que se encuentran en el tejido conectivo), encargados de la producción de colágeno y elastina.

La doctora, señaló algunas partes de las que se ven más afectadas ante la exposición prolongada al sol, dentro de las que se pueden citar el rostro, cuello, escote, antebrazos y dorso de las manos. Asimismo, dentro de este grupo se encuentran  las arrugas, pecas, así como manchas oscuras.

Otras son: púrpura senil, esta se caracteriza por manchas violáceas o hematomas que aparecen por traumas mínimos, pero no son dolorosas y se presenta con frecuencia en la piel con fotodaño.

También la elastosis actínica, que es una condición asociada al daño ultravioleta crónico sobrepuesto en piel del envejecimiento. la misma surge por piel engrosada, color amarillo en la nuca de forma romboidal irregular.

De su lado, el poiquilodermia de civatte: se manifiesta por vasos sanguíneos finos, pigmentación, eritema  y atrofia principalmente en cuello y tórax.

La enfermedad de favre raucouchot que se origina por múltiples puntos negros o blancos y quistes foliculares en cara principalmente alrededor de los párpados.

Otras más peligrosas son laqueratosis actínica (lesiones precancerígenas) y el arcinoma basocelular y espinocelular (cáncer de piel).

La dermatóloga recomendó usar en todo momento el filtro solar, siempre tomando en cuenta su tipo de piel para saber cuál es el mejor para la misma.

 “En caso de alergia, suspender y acudir a su dermatólogo de confianza. Nunca temer en probar uno nuevo. Recuerde la importancia de su uso”, señaló la doctora Peña.

Por otra parte, Peña aconsejó aplicar el protector solar cada 30 minutos antes de la exposición solar, cada dos o tres horas en áreas expuestas (mínimo tres veces al día) y de manera uniforme.

Es muy importante tener en cuenta que siempre se debe aplicar para realizar actividades al aire libre, ya sean deportivas o acuáticas. Tratar de evitar exponerse de forma prolongada al son, a menos que sea muy necesario hacerlo, principalmente en en horas desde las 10:00 de la mañana a 4:00 de tarde.

De igual modo, indicó usar sombreros y lentes de sol, evitar el bronceado, retocar el protector solar con más frecuencia.

Señaló que se debe recordar la importancia del uso correcto del filtro solar y así prevenir las consecuencias antes mencionadas.

Modo de uso.

Se debe aplicar el protector solar cada dos o tres horas, aún en días nublado y lluvioso.

De igual manera, es importante usarlo en el interior de la casa,  porque nos exponemos a la luz azul que recibimos de las pantallas de los celulares, tabletas, computadoras, televisiones y las lámparas. “Este tipo de luz puede producir manchas en nuestra piel en menor intensidad a la radiación ultravioleta”, aseguró.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here