División electoral en La Altagracia

    0
    70

    Por la condición de polinominal de la provincia La Altagracia y su realidad económica, migratoria, política y electoral, forzar a las autoridades electorales a buscar mejor y mayor representatividad, legitimidad y proporcionalidad. Replantearla con circunscripciones electorales es su tarea.

    Las pasadas Elecciones Generales Ordinarias Presidenciales, Congresuales y Municipales 2020 ratificaron la dinámica de la geografía de La Altagracia, la cual es una de la de mayor crecimiento poblacional del país. La cantidad de inscritos con derecho a votar y su distribución, generan desigualdades, y los resultados de estos eventos, imponen revisar y variar algunos aspectos de su actual mapa electoral en procura de equilibrio político-electoral. Es mediante las circunscripciones que se enfrenta esa injusta realidad.

    Las circunscripciones electorales como subdivisión territorial hacen eficaz el sistema representativo y el mecanismo de votación proporcional. Es la Junta Central Electoral amparada en el marco constitucional la que establece la forma y el cuando realizar cambios que busquen mayor equidad, eficiencia y operatividad en el manejo de los procesos de votación y sus resultados.

    Con el objeto de garantizar que los próximos torneos electorales sean una verdadera representación territorial, la Junta Municipal tiene el deber de gestionar su redistribución en circunscripciones por municipio: Higüey y San Rafael de Yuma. De modo que con la implementación de este método se maximizan los recursos e imperaría la racionalidad y la proporcionalidad.

    Les corresponde a las autoridades de la Junta Municipal Electoral velar por una eficaz gestión de los asuntos que les son de sus competencias que emanan de las disposiciones constitucionales, legales y reglamentarias, como replantear su geografía política-electoral para que sea más operativa con equidad en la representatividad.

    El cómo es su desafío, sorteando la injusticia, la iniquidad y la desigualdad electoral. Al dividir en circunscripciones amortiguan los efectos de las distorsiones electorales fruto de la circunscripción única.

    Es este momento de pocas actividades electorales el que hay aprovechar y crear nuevos recintos y mesas de votaciones tomando en cuenta el crecimiento poblacional y los domicilios de los votantes, como forma de afianzar el derecho de elegir y ser elegido y las selecciones de auténticos representes en las elecciones venideras. De igual forma, los partidos políticos se favorecerían con esta división. Este es tiempo para hacer lo necesario para mejorar el desempeño de los procesos electorales y sus resultados.

    Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here