Exigencias sanitarias de Educación contrastan con carencias en centros de Verón-Punta Cana

0
64

PUNTA CANA. Ya ha pasado más de un mes de que se inició el año escolar 2021-2022 y las autoridades del Ministerio de Educación siguen sin darle respuestas oportunas a las escuelas de Verón-Punta Cana, sobre todo en la falta de espacios para darle cabida a la población estudiantil de esta localidad.

El Protocolo General para el Retorno a las Aulas consensuado por los ministerios de Educación y Salud Pública establece una serie de medidas para evitar la propagación de covid-19, que se debieron adoptar previo al inicio de la docencia, pero en los centros educativos de esta localidad nunca ocurrió así.

El protocolo establece que a fin de velar por el distanciamiento en las aulas u otros espacios de uso para docencia, se debe disponer de 1.5 metros de distancia por estudiante. Esta disposición se cumple solo en el papel, pues la sobrepoblación estudiantil es una historia de nunca acabar en los centros educativos del país.

Las escuelas y liceos de esta demarcación tienen hasta 40 estudiantes inscritos por aulas, además de listados con más de cien alumnos en espera para un cupo.

Pese a las serias deficiencias de las instituciones educativas, el protocolo también exige el uso de abanicos en modo extractor, puesto que esto puede ayudar a la ventilación, y los mismos deben estar dispuestos de forma giratoria, sin incidir directamente en las personas, evitando así que el aire potencialmente contaminado fluya hacia otra persona.

HIGIENE

Uno de los puntos de mayor relevancia para evitar la propagación del coronavirus es la higiene, y para ello se debe contar con las medidas necesarias que ayuden en este sentido. El protocolo establece que “es muy importante contar con baños para los estudiantes, así como para el personal adulto del centro, asegurando un distanciamiento físico de al menos 1,5 metros dentro del baño”.

También señala que “todos los baños deben encontrarse en óptimas condiciones de funcionamiento, con disponibilidad de agua y jabón líquido para el lavado de manos. De no existir agua en la llave, se debe garantizar de forma externa. Los baños deben igualmente contar con medios de secado de manos, así como zafacones cuyas tapas no tengan que ser manipuladas con la mano”.

Las escuelas de este país, y en específico las de Verón-Punta Cana no tienen agua potable, además de que su baños aún no han sido intervenidos. Hay centros educativos, como la escuela básica Verón I y la Camila Henríquez Ureña, de Macao, que aún no inician la docencia por falta de reparación en sus baños y demás infraestructuras.

El protocolo tiene en sus páginas la disposición de que “los estudiantes y el personal de apoyo deben disponer de lavamanos identificados para lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos, o disponer de desinfectante de manos (que contenga al menos un 70 % de alcohol), antes y después de comer”.

FALTA DE PERSONAL

La falta de personal administrativo, así como de docentes, es otra constante en los centros de Verón. Por ejemplo, en la escuela básica de Cabeza de Toro todavía no tienen conserjes. Pero el Protocolo General para el Retorno a las Aulas manifiesta que es necesario realizar una limpieza y desinfección profunda de todas las áreas del centro, antes del retorno a la presencialidad.

También cita que “se mantendrá una logística de limpieza diaria, la cual se repetirá varias veces al día en aquellas áreas muy frecuentadas (baños, barandas, manubrios de puertas, mesas para tomar alimentos, escritorios, sillas del merendero cada vez que se utilicen, recursos didácticos, entre otros). Todas estas exigencias sin que las escuelas cuenten con personal de limpieza para estos fines.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here