sábado, noviembre 27, 2021

Hambre emocional, una conducta culposa que se va instaurando poco a poco

PUNTA CANA. El hambre emocional nunca va a ser satisfecha con comida, es por eso que cuando comes algo la ansiedad no desaparece, y tienes esa sensación de no poder satisfacerte.

Según indica África Urbano, psicóloga de la Unidad de Obesidad del Hospital Universitario HM Montepríncipe en Boadilla del Monte (Madrid), a Cuídate Plus, el hambre emocional es una conducta que se va instaurando poco a poco.

Esta especialista asegura que “la persona va convirtiendo en una costumbre comer sin sentido y comer por comer. Se siente mal, se autodesprecia, se siente culpable, pero vuelve a comer, encuentra alguna razón que lo justifica. Intenta evitar la acción de comer, pero para conseguirlo, lo más adecuado es pedir ayuda”.

Otros expertos en psicología apuntan que el comer emocional no es un trastorno, sino un tipo de alimentación desordenada que tiene un trasfondo psicológico o de comportamiento, debido a que quienes sufren el problema buscan en la comida una forma de encontrar sensaciones agradables, como deshacerse de los malos sentimientos, o buscar alivio y consuelo.

No es secreto para nadie que la comida en ocasiones suele utilizarse para camuflar sentimientos como la tristeza, la frustración, el aburrimiento y la ansiedad. Varios factores emocionales, momentáneos o no, pueden ser un factor desencadenante para que la persona coma más, incluso sin la necesidad fisiológica de comer.

Comer sin tener hambre a largo plazo puede hacer que la persona tenga sobrepeso o incluso correr el riesgo de desarrollar obesidad. 

A continuación, se citaran algunos puntos que ayudan a conocer la diferencia que hay entre hambre real y hambre emocional:

FISIOLÓGICA

• Sientes el hambre en el estómago.

• Se va incrementando el apetito con el tiempo.

• Deseas comer cualquier variedad de alimentos, ya que todo te suena bien cuando tienes hambre.

• Tienes la sensación de satisfacción cuando comes suficiente y te es más fácil detenerte.

• No tienes sentimientos negativos cuando comes.

MENTAL

• Puedes comer en exceso y no sentirte satisfecho.

• Llega de repente y de forma abrupta.

• Deseas ciertos tipos de comida, por lo regular altas en calorías, fritas o altamente procesadas.

• Sientes vergüenza o culpa luego de comer.

• Tienes deseo de comer algo en específico.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook
Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook