Indisciplina social

    0
    117

    Los casos de contagios y muertes ocasionados por el coronavirus covid-19 han vuelto a rebrotar exponencialmente, con todo y lo que conlleva esta nueva oleada para la situación sanitaria, más los efectos colaterales, en la población dominicana.

    Este resurgimiento de casos y decesos por esta poderosa pandemia se produce luego de que el país eligiera a un nuevo presidente y representantes del Poder Legislativo, para los próximos cuatro años a partir del 16 de agosto próximo.

    El presidente electo, Luis Abinader, ha dado prioridad a la conformación de la comisión que como parte del traspaso de mando se encargará de hacer seguimiento al plan de acción que ejecutan las autoridades actuales. Saludamos la preocupación mostrada por Abinader y su equipo de trabajo, pues la salud ha de ser siempre el principal motivo de atención de un Gobierno responsable y comprometido con el bienestar común.

    Sin embargo, la indisciplina social, surgida del supuesto de que el covid-19 no es tan mortífero como advierten los organismos internacionales, sigue siendo el principal escollo para salir airoso en esta lucha desigual frente a una patología que ni siquiera ha permitido un remedio eficaz para combatirla.

    Tan pronto el Gobierno anunció el fin de la cuarentena, en cuestión de segundos la gente rompió la barrera que hasta ese momento nos había posibilitado mantener una tasa de mortalidad y positividad relativamente baja.

    De no desistir de esta tozudez que raya lo irracional en muchas personas, de nada valdrán los esfuerzos que hagan nuestras autoridades para librarnos de este mal.

    Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here