Inmunizar los niños en el tiempo correcto disminuye contagios por difteria

0
37

PUNTA CANA. La difteria es una infección que se radica en la nariz y la garganta. Cuando un niño la padece le cubre la parte posterior de la garganta, dificulta su respiración, causa insuficiencia cardíaca, parálisis o incluso hasta la muerte.

Es importante señalar que esta infección puede evitarse cuando el niño es vacunado en el tiempo que cita en la tarjeta de vacunación que normalmente le entregan a la madre al momento del niño nacer y que debe llevarse el proceso de inmunización  de una forma estricta para evitar el contagio de esta y otras enfermedades graves a corto o largo plazo.

Las vacunas son muy importantes porque  protegen al niño de enfermedades como: la difteria, que actualmente ha cobrado la vida de alrededor de 9 niños en el ámbito nacional. De igual manera,  puede disminuir el riesgo de contagiarse de tétanos, tos ferina, poliomielitis, meningitis por haemophilus influenzae tipo b, sarampión, rubéola, parotiditis y hepatitis b, y meningitis meningocóccica grupo C, entre otras.

Por regla, es recomendable que los niños reciban 5 dosis de la vacuna DTaP, generalmente a las siguientes edades: dos, cuatro y  seis meses. Luego le toca cuando tenga de 15 a 18 meses, aproximadamente dos años y otra de 4 a 6.

Las vacunas te protegen porque contienen solo una parte pequeñísima del germen que provoca la enfermedad o una versión del germen muerto o debilitado. Si te inyectaran el germen completo y vivo, contraerías la enfermedad (como el sarampión o la varicela).

La vacuna DTaP puede prevenir la difteria, el tétanos y la tos ferina:

La difteria y la tos ferina se propagan de persona a persona. El tétanos entra el cuerpo a través de cortes y heridas.

El tétanos (T) causa una rigidez dolorosa de los músculos. Puede provocar problemas de salud graves, como para abrir la boca, tener problemas para tragar y respirar, o la muerte.

La tos ferina (aP), también conocida como «tos convulsiva», puede causar tos violenta e incontrolable que dificulta respirar, comer, beber. Puede ser extremadamente grave en bebés y niños pequeños, causando neumonía, convulsiones, daño cerebral o la muerte. En adolescentes y adultos, puede causar pérdida de peso, pérdida de control de la vejiga, desmayos y fracturas en las costillas por la fuerte tos.

La vacuna DTaP, es solo para niños menores de 7 años. Diferentes vacunas contra el tétanos, la difteria y la tos ferina (Tdap y Td) están disponibles para niños mayores, adolescentes y adultos.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here