Instaurar la confianza

    0
    9

    La Constitución cada cuatro años obliga a un cambio de mando-presidencial, legislativo y municipal. Sus representantes en Asamblea Nacional que resultaron electos, habilitados para generar reformas al Estado. Cuando Luis Abinader y los legisladores fueron juramentados se inauguraron sus mandatos, desde ese momento debió nacer una forma de gobernar y legislar como de servir de forma eficiente y transparente.

    La forma de Abinader informar sus propósitos a través de mensajes públicos por Twitter, donde establece las medidas para enfrentar los principales desafíos de la nación, refleja su intención. Los anuncios de disolución de instituciones y proyectos de leyes de organización pública infieren que aspiran a reorientar el Gobierno.

    Con las disposiciones adoptadas de reestructuración en sus comunicaciones y sustentadas con leyes, anticipan otra forma de gobernar, expresadas en sus primeras asignaciones gubernamentales manifiestan lo que será su mandato.

    Como ejercerá el poder político seria lo distintivo de un modelo de servidores públicos. Al dar inicios a procesos después de conocer los resultados de las elecciones son un todo o conjunto de expresiones que representan sus intereses en la reorganización de la nación.

    Con el avenimiento como figura presidencial y por la naturaleza de este país presidencialista, donde el gobernante traza la pauta, su ser y hacer se convertiría en un referente obligado, reproduciéndose en algunos aspectos de la sociedad. Si un presidente se viste con chabacana generaliza su uso y, si es honesto y ético o no, igual sus actos son imitados.

    El sentido común político, lo que se espera y demanda la sociedad en este momento de crisis sanitaria y económica es su acción en pos del cambio positivo. Sus designios son descritas y entendidas como tendencias como la asignación de Ortiz Bosch como responsable de políticas de transparencia, Fulcar en Educación, Carlos Pimental en Compras y Contrataciones y la elección de sus equipos de salud, económico y turismo nos dicen cuales son sus prioridades para la recuperación el país, lo que se avecina y será la línea del gobierno de Luís.

    De modo que, sus primeras revelaciones políticas, determinadas en el espacio y tiempo de su comportamiento político como presidente electo denotan sus intenciones de reformar el Estado. Su conciencia es su visión de hombre de estado, de gobernar y como quiere ser percibido en la sociedad con sus decisiones. Igual su lenguaje nutre la política, con lo que nos dice lo que será la base de su conducta y la que tendrá que ser las de los legisladores durante sus ejercicios en procura de establecer la confianza.

    Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here