Pese a tiempo operando trabajadores de Amazon no cuentan con organización gremial

0
124

PUNTA CANA. La compañía estadounidense de comercio electrónico Amazon lleva más de 25 años operando y tiene en plantilla a unos 800.000 trabajadores en Estados Unidos, sin embargo, estos no cuentan con ninguna organización gremial.

La compañía se encuentra en una batalla contra la creación del que podría ser el primer sindicato de empleados de la compañía en Estados Unidos, en línea con un antisindicalismo que figura entre las grandes obsesiones de una empresa que ya es el segundo mayor empleador del país.

Los empleados de un almacén de Alabama votaron a lo largo de febrero y marzo si quieren o no organizarse en sindicato, y estos días se está procediendo con el escrutinio, un proceso largo y disputado porque la validez de cada sufragio es analizada de forma individual por parte de la empresa y los trabajadores.

«Aunque (los prosindicalistas) ganen, lo que ocurrirá a continuación es que Amazon presentará una queja alegando que la elección no se celebró de la manera debida», vaticinó en una entrevista con Efe el experto en la compañía y profesor visitante de la Universidad George Washington Robin Gaster.

Gaster, autor del libro «Behemoth, Amazon Rising: Power and Seduction in the Age of Amazon» («Behemot, la subida de Amazon: poder y seducción en la era de Amazon»), apunta que esta previsible queja se presentaría  ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales.

El ente gubernamental, máxima autoridad en materia de disputas laborales en el país, seguirá dominado en los próximos meses por una mayoría de vocales republicanos nombrados durante el pasado Gobierno de Donald Trump (2017-2021) y por lo general más cercanos a los intereses de la empresa que a los de los sindicalistas.

Este escenario propicio, junto al largo historial antisindical de Amazon y a la fuerte oposición que ha presentado en los últimos meses  en el caso de Alabama (llegando incluso a atacar en las redes a senadores partidarios del esfuerzo sindical) prácticamente garantizan una batalla larga y con todas las armas.

Incluso en el caso de que todos sus esfuerzos fuesen en vano y el sindicato se terminase creando, Gaster recuerda que la ley en EE. UU, contempla que al año siguiente la empresa intente forzar una nueva votación y en caso de no repetir mayoría, el sindicato deje de estar reconocido.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here