República Dominicana vive un verano permanente

0
23

Verón.  La República Dominicana vive un verano “permanente”, lo que atrae a miles de  turistas, porque la isla no experimenta las variaciones en el clima que caracterizan las demás estaciones del año en otros países.

Pero ¿qué ocurre en la actualidad? Las temperaturas están muy elevadas, superando los 34 y 35 grados Celsius en algunas provincias, con una sensación térmica de 37 grados, lo que en el cuerpo humano es similar a un proceso febril.

En las últimas semanas, la temperatura en la República Dominicana ha llegado a niveles insoportables lo que mantiene a su población en un estado de constante zozobra.

Como si el insoportable calor no fuera suficiente, muchos sectores atraviesan una crisis en el servicio de electricidad, lo que incrementa el malestar de sus moradores.

Algunos consejos para disminuir el calor y evitar posibles complicaciones de salud son: tomar más líquidos, sin esperar a tener sed. Sobre todo uno o dos litros de agua diarios y zumos de fruta ligeramente fríos, evitar el alcohol y los refrescos fríos, que son engañosos.

Y es que aunque quiten la sed, las bebidas azucaradas son contraproducentes, ya que a la larga terminan dejando más sedientos.

De igual forma, se debe tratar de evitar las horas de más luz y reducir los grandes esfuerzos físicos. 

No exponerse mucho al sol de no ser necesario en horarios de 12:00 del mediodía a 4:00 de la tarde aproximadamente.

Del mismo modo, no practicar ejercicio durante ese tramo para evitar los golpes de calor e incluso síntomas de insolación.

Usar prendas ligeras, transpirables y holgadas, de colores claros, por ser aliadas a la hora de combatir el calor, además de sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares.

No comer comidas muy calientes, tratar de permanecer en espacios ventilados o acondicionados. Cuando esté en la casa, utilizar las habitaciones más frescas.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here