Salud en la gestación

0
107

Una mala alimentación durante el embarazo trae consecuencias nefastas para el feto, y afecta también la salud de la madre.

PUNTA CANA. Una buena alimentación es fundamental para un embarazo saludable y para el buen desarrollo del bebé, que se alimenta y respira exclusivamente a través de la madre mientras se encuentra en el interior de esta, ahí radica la importancia de mantener una dieta sana y equilibrada.

Según explica el ginecólogo obstetra-colposcopista, Luis Guzmán Betances, mientras más variedad de alimentos consuma la mujer en gestación, más nutrientes adquiere.

Luis Guzmán.

ALIMENTOS QUE SE DEBEN CONSUMIR

El ginecólogo recomendó ingerir las porciones adecuadas de cada grupo alimenticio como: cereales, frutas, verduras, lácteos, carnes, entre otros. “Desde el comienzo del embarazo el cuerpo necesita más proteínas. Estas sustancias participan en la formación de huesos, músculos, piel y otros órganos vitales, por lo que es recomendable comer más alimentos ricos en ellas como legumbres, frutos secos, carnes magras y pescados”, señala Guzmán.

Es importante señalar que los carbohidratos son la principal fuente de energía. Estos ayudan a cubrir las calorías extras que necesita la mujer para enfrentar las nuevas exigencias físicas del embarazo. Se encuentran en productos como el pan, pastas, cereales y harina. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que no se debe comer en exceso, ya que puede producir una mayor concentración de azúcar en la sangre de la madre y del bebé, exponiéndose a la diabetes.

Aconsejó consumir vitaminas y minerales como el hierro, el ácido fólico y el calcio. Las embarazadas deben llevar una dieta rica en calcio, consumiendo muchos lácteos que contribuye a evitar los calambres como: un vaso de yogurt o leche antes de acostarte, que ayudará a que descanse mejor. L as fibras son importantes para contrarrestar el estreñimiento producido generalmente en el embarazo.

Tomar entre 8 y 10 vasos de agua al día, porque ayuda a eliminar muchas toxinas. Asimismo, manifestó que se debe disminuir el consumo de sal, debido a que aumenta la retención de líquidos produciendo hinchazón.

CONSECUENCIAS DE UNA MALA ALIMENTACIÓN

La pediatra Yésica Alcántara, explicó que la mala alimentación da como resultado en el recién nacido, posibles complicaciones en el parto y en el peso del infante. La malnutrición en esta etapa y la poca ganancia de peso durante la gestación tienen, entre otros factores, complicaciones inmediatas y a largo plazo sobre la salud fetal.

Yesica Alcántara.

La deficiencia en nutrientes esenciales como calcio, hierro, ácido fólico o zinc puede causar diversos problemas como: bajo peso del feto, malformaciones fetales como defectos del tubo neural, defectos en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso, anemia materna, diabetes tipo 2 y obesidad en la infancia, mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en el futuro y problemas de comportamiento como Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

La pediatra señaló que la malnutrición por déficit o por exceso constituye una situación de daño en el caso de la gestación y es uno de los indicadores de riesgo para el feto. Luego que el niño nace, la lactancia es el primer periodo de la vida y comprende varios meses durante los cuales el recién nacido se alimenta sólo de leche, la cual le aporta todos los nutrientes necesarios para su normal desarrollo.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here