sábado, diciembre 4, 2021

Suspenden transición democrática en Sudán por golpe de Estado

Punta Cana, EFE. El general Abdel Fattah al Burhan disolvió este lunes las autoridades de transición de Sudán, cuyos miembros civiles fueron mayoritariamente detenidos, y decretó el estado de emergencia.

Mientras tanto, en las calles había este lunes más de tres muertos y decenas de heridos entre los manifestantes prodemocracia.

Desde la mañana, el primer ministro, Abdalá Hamdok, su esposa y al menos 7 responsables civiles (ministros y miembros civiles del Consejo Soberano –la mayor autoridad de la transición–) fueron detenidos por los militares, según Amnistía Internacional.

La maniobra militar fue condenada por la comunidad internacional. La ONU pidió la “liberación inmediata” del primer ministro y Estados Unidos suspendió sus ayudas y exigió la restauración de un gobierno civil.

Las redes sociales estaban llenas anoche de imágenes de manifestantes decididos a defender la transición democrática iniciada tras la destitución del dictador Omar al Bashir en 2019. “El pueblo eligió un Estado civil” y “no un poder militar”, declararon algunos manifestantes en Jartum. 

El ejército mató a tres manifestantes e hirió a al menos 80, según informó por la tarde el Comité Central de Médicos de Sudán, un sindicato independiente. 

La televisión estatal está en poder de los militares. El general sudanés Al Burhan hizo este lunes una declaración. Aunque no dejó de repetir que quiere “una transición civil y elecciones libres en 2023”, tras 30 años de dictadura de Al Bashir, el general cesó de sus funciones a todos los dirigentes. El Gobierno está disuelto, incluso el Consejo Soberano, dijo. Los prefectos y ministros están destituidos y el estado de emergencia rige en todo el país, añadió. 

EE. UU. suspende ayuda financiera para Sudán

Después de los anuncios del jefe del Ejército, los diferentes sindicatos, grupos activistas de la revuelta de 2019 y otros movimientos prodemocracia instaron a la población a adherirse a una movilización de “desobediencia civil” y de “huelga general”. 

Según Jonas Horner, investigador en el International Crisis Group, “este es un momento existencial para ambos bandos”, civil y militar. “Este tipo de intervención (…) reintroduce a la dictadura como opción”, añadió. 

EE. UU. anunció la suspensión de una ayuda financiera de 700 millones de dólares a Sudán e instó a los “responsables militares a liberar inmediatamente a todos los actores políticos, a protegerlos” y dejar de recurrir a “la violencia”. 

Temiendo por la vida de Hamdok, retenido “en un lugar no identificado”, su oficina advirtió a las autoridades militares que sobre ellas recaía “toda la responsabilidad de su vida” o su muerte, en un país donde ya hubo una intentona golpista hace un mes.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook
Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook