Tres ensaladas saludables para tu cena de Navidad

0
14

No necesitas cambiar toda tu cena navideña para hacerla más saludable, basta con incorporar algunos ingredientes ligeros para lograr un balance de alimentación adecuado entre los platos pesados y, por ejemplo, ensaladas ligeras que te apoyen en la saciedad y en la digestión.

Ensalada Waldorf

Esta ensalada debe su nombre al hotel Waldorf-Astoria de Nueva York. A pesar de ser una receta antigua -con más de 100 años de creada- es muy sencilla de preparar. Junta en un bowl: lechugas bien lavadas cortadas en trozos, manzanas verdes, perejil picado, apio, uvas pasas y nueces. Para el aderezo puedes usar limón, sal y pimienta negra, aceite de oliva y yogur. ¿Ves la mayonesa por alguna parte? ¡Exacto! Nada de cremas.

Hay dos claves indispensables para el éxito de esta ensalada. Lo primero es lavar bien las hojas de lechuga, sumergiéndolas unos minutos en un bowl con agua y vinagre. En segundo lugar debes tostar ligeramente las nueces para que suelten su aroma característico y aplastarlas un poco en un mortero. La Waldorf es una ensalada fresca con toques dulces ideal para la temperatura del verano y para acompañar la pesada cena navideña.

waldorf

Ensalada de espinacas y manzanas

Esta ensalada es fresca, ligera y muy fácil de preparar. Solo necesitas una manzana roja, una verde, un paquete de espinacas, crema de leche ligera, sal y pimienta. Lava bien las espinacas y pícalas en tiras delgadas. Las manzanas debes picarlas en trozos pequeños sin pelarlas. En un recipiente aparte junta la crema de leche con la sal y la pimienta para aderezar tu ensalada.

Esta combinación no solo es deliciosa para el paladar, sino que el hierro de la espinaca se verá potenciado por el aporte de Vitamina C de la manzana. Si quieres lograr una versión más exótica, sustituye las manzanas por fresas y obtén un extra de vitamina C.

Espinacas y Fresas

Ensalada de quinoa

La quinoa es un cereal ancestral rico en proteínas. Suele comerse como sustituto del arroz o como bebida en el desayuno, pero su uso en las ensaladas resulta en una opción original y saludable. Vas a necesitar varias porciones de quinoa cocida. Si quieres lograr un efecto visual puedes hacerla de distintos colores y luego combinarlas.

Cuando la quinoa esté cocida, cuélala y déjala enfriar. En otra olla hierve unos trozos de brócoli y maíz. Corta mitades de tomate cherry y un aguacate en cubos. Asegúrate de que el tomate no desprenda agua y de que el aguacate esté suave pero firme. Retira los granos del maíz, cuela las ramas de brócoli y combina todos los ingredientes en una ensaladera. Adereza con aceite verde, vinagre balsámico, sal y pimienta.

Quinoa

Otra opción es hacer cambios pequeños en las recetas de siempre. Por ejemplo:

Cambia las salsas como la mayonesa o la mostaza por aceite verde y vinagre balsámico.

Incorpora elementos frescos como algunas hojas de espinaca, lechugas, rúgula o albahaca cruda.

Acude a las grasas buenas como el aguacate, las nueces y los frutos secos para darle un toque distintivo a tus ensaladas.

Comenta las publicaciones con tu cuenta de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here